LA HISTORIA

La ubicación de Irlanda como una isla al oeste de la Europa Continental y cercana a Gran Bretaña ha forjado en gran medida su historia.
Irlanda, que ha sido habitada por casi 7.000 años, ha experimentado muchas incursiones e invasiones, resultando en una rica mezcla de ancestros y tradiciones. Los primeros colonos, mayormente cazadores de Gran Bretaña, trajeron consigo la cultura Mesolítica. Fueron seguidos alrededor del año 3000 A.C. por granjeros que criaron animales y cultivaron la tierra. Después de estos colonos neolíticos, cerca del 2000 A.C. llegaron exploradores y trabajadores del metal.

Alrededor del siglo sexto A.C. olas de invasores Celtas desde Europa comenzaron a llegar al país. Si bien Irlanda nunca fue unificada políticamente por los Celtas, sí generaron una unidad cultural y lingüística.

La introducción del Cristianismo en el siglo V es tradicionalmente adjudicada a San Patricio, a pesar de que hay evidencia de que había cristianos en la isla antes de su llegada. A diferencia de la mayoría de Europa Occidental, Irlanda jamás experimento las invasiones bárbaras del temprano periodo medieval y, en parte como resultado, los siglos VI y VII vieron un florecimiento del arte, la educación y la cultura irlandesa, centradas en los monasterios. Los monjes irlandeses llevaron el Cristianismo a diferentes partes de Europa en el periodo anterior al año 800 D.C.

Durante los siglos IX y X, Irlanda fue regularmente invadida por los vikingos. Eran también mercaderes e hicieron mucho por desarrollar la vida en Dublín, Cork y Waterford. Siguiendo a la derrota de los vikingos por Brian Boru, el Alto Rey de Irlanda, en Clontarf en 1014, la influencia Vikinga se desvaneció.

En el siglo XII el arribo de los Normandos, quienes se habían asentado tempranamente en Irlanda y Gales, destruyeron los progresos realizados hacia la creación de un Estado centralizado bajo un único Alto Rey. Luego consiguieron rápidamente el control de amplias partes de Irlanda, que luego estuvieron bajo la autoridad política del Rey de Inglaterra.

Durante los siguientes 400 años los Normando y sus descendientes fueron una presencia de influencia en Irlanda. Sin embargo, muchas áreas del país permanecieron en manos Irlandesas y, a los comienzos del siglo VI hubo miedos diseminados en Inglaterra de que la influencia Inglesa estaba en peligro de colapsar, ambas como resultado de las incursiones Gaélicas y de la progresiva Gaelinizacion de los colonos Normandos.

El Eclipse Gradual de la Irlanda Gaélica

Los cambios religiosos en Inglaterra en esos momentos tuvieron un impacto importante en Irlanda. Los descendientes de los colonos Normandos en Irlanda, quienes fueron llamados los viejos Ingleses, eran, ampliamente, hostiles a la reforma Protestante la cual había llevado al establecimiento de la Iglesia ( Anglicana ) de Irlanda. En adhesión, la importancia estratégica central de Irlanda, como una isla cercana tanto a Inglaterra como a la Europa Continental, y por lo tanto una posible base para los rebeldes Ingleses o enemigos extranjeros, dio a los asuntos Irlandeses una urgencia que no habían tenido por siglos.

Siguiendo a una serie de revueltas en Irlanda - las que surgieron en respuesta a diferencias religiosas y a la política de la Corona Inglesa de introducir nuevos colonos desde Gran Bretaña, la resistencia Gaélica fue desgastada y en 1603, el ultimo reducto Gaélico, Ulster, fue puesto bajo control de la Corona. La Plantación del Ulster que siguió trajo a muchos Ingleses y Escoceses al Ulster y tuvieron un duradero impacto en la contextura política y religiosa de la provincia.

La historia política de Irlanda en el siglo XVII estuvo íntimamente ligada a los eventos en Inglaterra y Escocia, incluyendo la Guerra Civil, el ascenso de Oliver Cromwell, el restablecimiento de Carlos II, la Revolución Gloriosa de 1688 la cual posicionó a Guillermo ( William ) y María ( Mary ) en el trono Inglés.
Una pugna por la supremacía entre los Viejos Ingleses Católicos y los Irlandeses Gaélicos por un lado, y los Nuevos Ingleses Protestantes ( que incluía incluso a mas colonos nuevos) por el otro, fue, después de numerosas escaramuzas durante este periodo, finalmente resuelta en la Batalla del Boyne ( 1690 ) y la de Aughrim ( 1691 ). Los Viejos Ingleses Católicos y los Irlandeses Gaélicos fueron aplastados y muchos de sus lideres y seguidores ( "Los Gansos Salvajes" ) dejaron Irlanda para seguir carreras militares, religiosas o comerciales en el exterior. Los Protestantes de la Iglesia Establecida monopolizaron el poder político y la posesión de tierras, y las leyes penales eran discriminantes hacia los católicos.

Siglo XVIII

En el siglo XVIII, se dio un notable desarrollo económico. La industria del lino floreció, especialmente en el Ulster, y la lana Irlandesa, la carne, la manteca y el puerco fueron exportaciones importantes. La Predominancia Protestante llegó a verse a sí misma como la Nación Irlandesa y desarrollo una tradición parlamentaria vigorosa y distintiva. Una sostenida emigración Irlandesa comenzó en el siglo XVIII, mientras muchos miles de Presbiterianos del Ulster y un menor numero de Católicos partía hacia el Nuevo Mundo.

La creciente disputa entre Gran Bretaña y sus colonias en Norteamérica desde los años 1760 ayudó a crear una tradición de patriotismo radical que en ultimo termino, bajo el impacto de la Revolución Francesa, fue a producir la Sociedad de Irlandeses Unidos. En 1798 los Irlandeses Unidos protagonizaron una insurrección en Irlanda, con el objetivo de establecer una Republica Irlandesa independiente en la cual todas las religiones serian iguales a pesar de que la rebelión fue marcada por algunos episodios de violencia sectaria.

Para esta época, sin embargo, Gran Bretaña e Irlanda se estaban distanciando, especialmente en términos demográficos y económicos. Mientras Gran Bretaña se industrializaba y urbanizaba, Irlanda, exceptuando al Ulster, en efecto se des-industrializaba, con el grueso de su rápidamente creciente población volviéndose aun más dependiente de la papa como sustento. Al final de los años 1840, como resultado del fracaso total de la cosecha de papas durante sucesivos años, ocurrió una terrible hambruna: Un millón de personas murieron y otro millón mas huyo de Irlanda. En 10 años ( 1846 - 56 ) la población bajo en un cuarto ( de 8 millones a 6 millones ), y bajaría mas ya que la inmigración se convirtió en un fenómeno predominante de la sociedad Irlandesa.

En la política, el siglo XIX fue dominado inicialmente por la búsqueda de emancipación Católica ( las leyes penales fueron gradualmente suavizadas desde finales del siglo XVIII, y en 1829 los Católicos, liderados por Daniel O´Connell, ganaron el derecho a una silla en el parlamento. )
Luego de esto, hubo una sucesión de esfuerzos para reformar o deshacer la Unión entre Gran Bretaña e Irlanda. La Gran Hambruna fue no solo una inmensa tragedia humana y una grieta socioeconómica, sino que tuvo repercusiones políticas de largo alcance. El gobierno Británico fue culpado en la mente popular y se fortaleció el deseo de una mayoría de Votantes Irlandeses en buscar una forma de auto-gobierno. Los terratenientes irlandeses también fueron puestos bajo presión política y económica en las décadas posteriores a la Hambruna. Para principios del siglo XX, luego de una sostenida disconformidad agraria, la legislación estaba en posición de inducir a los grandes terratenientes a vender tierras a sus inquilinos. Se les ofreció prestamos a los inquilinos para posibilitarles comprar sus fincas.

Sin embargo, el tema del auto-gobierno, o "gobierno local" no se había afianzado: intentos de Daniel O´Connell e Isaac Butt en los años 1840 y 1870 no prosperaron, pero bajo el liderazgo de Charles Stewart Parnell en los años 1880, el Partido Parlamentario Irlandés posicionó el Tema Irlandés en el centro de la política Británica. En 1886, el Partido Liberal bajo la conducción de W. E. Gladstone llegó a sostener una forma de auto-gobierno limitada para Irlanda.

La posibilidad de un Gobierno Local galvanizó a los Unionistas en Irlanda, quienes eran predominantemente Protestantes, y eran mayoría en la provincia de Ulster. Junto a sus aliados en Inglaterra quienes temían que el Gobierno Local para Irlanda llevaría a la ruptura del Imperio, los Unionistas se dedicaron a prevenir el otorgamiento del Gobierno Local. Sin embargo, el mismo fue establecido finalmente en 1914.

Hacia la Independencia

En una atmósfera cada ves mas militarizada, ejércitos paramilitares privados ( la Fuerza Voluntaria del Ulster y los Voluntarios Irlandeses ) marchaban y se entrenaban, y las hostilidades entre ambos solo fueron impedidas por el desencadenamiento de la Segunda Guerra Mundial y la consecuente posposición el Gobierno Local. La guerra cambio todo: en 1916 se declaro una Republica en Dublín y ocurrió una insurrección armada. Este Levantamiento, el que inicialmente contó con poco apoyo publico, fue suprimido, pero sus partidarios, capitalizando la repulsión publica a la ejecución de sus lideres, y en oposición a la introducción de la conscripción militar en Irlanda durante la Primera Guerra Mundial, triunfaron en la Elección de 1918, donde arrasaron al Partido Parlamentario Irlandés que había promovido el Gobierno Local.

Sinn Féin ( "Nosotros Mismos" ), los triunfadores de la elección, constituyeron el primer Dáil ( Parlamento ) y sobrevino una guerra de independencia nacional. Para cuando en 1921 se concluyo un Tratado Anglo-Irlandés, seis condados del Nor-Este de Ulster, con aproximadamente una mayoría Unionista de dos tercios en ese entonces, ya se había constituido como Irlanda del Norte. Como resultado del Tratado, los restantes 26 condados formaron el Estado Irlandés Libre, el cual tenia estatus de dominio dentro del Imperio Británico. El establecimiento del Estado Libre fue seguido por una corta Guerra Civil entre aquellos que aceptaron el Tratado como una oferta de auto-gobierno efectiva y aquellos que se mantenían partidarios de una republica completa. A pesar de su brevedad, la Guerra Civil influiría en las posturas y determinaría lealtades políticas por décadas.

El primer gobierno del Nuevo Estado fue encabezado por W.T. Cosgrave del Partido Cumann na nGaedheal, mas tarde llamado Fine Gael. Desde los años 1930 en adelante el Partido Fianna Fáil, fundado por Eamon de Valera, dominó la Política Irlandesa. Irlanda fue aceptada en la Organización de Naciones Unidas (ONU) en 1955, y se unió a lo que es ahora la Unión Europea (UE) en 1973. Nuevas políticas de desarrollo económico llevaron a un crecimiento rápido y sustancial. Tal como en toda Europa, los gobiernos de coalición se habían convertido en algo común y normalmente habían involucrado a uno de los dos partidos políticos más numerosos con el Partido Laborista o los Demócratas Progresistas.

EL ESTADO IRLANDES

En las dos primeras décadas luego de que Irlanda consiguiera su independencia en 1922, las instituciones del Estado se consolidaron y se estableció una tradición de estabilidad política. La constitución de 1937 y el Acta de la Republica de Irlanda de 1948 cercenaron los últimos vínculos de Irlanda con Gran Bretaña. Irlanda permaneció neutral durante la Segunda guerra Mundial y no pertenece a ninguna alianza militar.