Los Murales

Durante el siglo cuarto de nuestra era, en un remoto valle de la India Occidental, comenzaron los trabajos en las cavernas de Ajanta para crear un complejo de monasterios budistas y salones de oración.
Los monjes - escultores que vivieron ahí durante los meses de lluvia, también emprendieron el nuevo ejercicio de pintar a tempera grandes murales sobre las paredes de las cavernas. Las paredes y los techos fueron pintados con frescos de vibrantes colores minerales. Las pinturas resultaron ser de una calidad que jamas ha sido superada.

Los temas de estas pinturas murales van desde leyendas budistas a patrones decorativos de flores y animales. Buscan representar valores y principios humanos y permanentes. También son un historial de la textura social de diferentes épocas. La Edad de Oro de la India bajo el Imperio Mauryan, estuvo marcada por una vida lujosa y el esplendor. Los murales de Ajanta fueron pintados durante esta época de prosperidad.

Estos murales también conformaron las bases de una tradición estética completa que mas tarde se extendió a otros piases de Asia. Las características mas estimadas de esta forma de arte son su versatilidad de líneas y formas y el papel desempeñado por el color y la composición. Estas pinturas crean en el espectador un sentimiento de alegría, admiración y resonancia. El espectador es transportado a otro estado de conciencia, donde el sonido y la luz, el color y la forma palpable se funden en una realidad separada e independiente.