Sumario n°41 - 01/2001

Museos de Francia,
© F. de La Mure.

 

70 millones de personas al año visitan los museos franceses. ¿Cuáles son las razones de este éxito? Más de dos décadas de renovaciones y de creaciones de todo tipo. Sigan al guía.

 

El nuevo Museo de Bellas Artes de Grenoble.
 

"Estoy hastiado de los museos, cementerios de las artes", declaraba en el siglo XIX el poeta Lamartine. Hace tan sólo veinte años, el público aún no acudía a esos "templos de lo hermoso", creados por la Revolución Francesa para educar al pueblo. Eran considerados como conservatorios polvorientos y sin vida, incapaces de seguir la evolución de los aspectos culturales y de transmitir tanto el amor por el patrimonio como por el arte vivo.

En 1977, la inauguración del Centro Georges-Pompidou representó la renovación museística francesa. En el "paquebote", con sus chimeneas de alegres colores, de los arquitectos Renzo Piano (italiano), Gianfranco Franchini (italiano) y Richard Rogers (inglés), se encuentra un museo nacional de Arte Moderno, pero también una amplia biblioteca pública, exposiciones temporales, un cine, un teatro... todo ello dentro de una tonificante interdisciplinariedad. Un año después, "Beaubourg" alcanzó los seis millones de entradas1. Más que la Torre Eiffel.

 

"Cultural melting bath" (el baño de cultura) de Cai Guo Qiang en la Bienal de Arte Contemporáneo de Lyón 2000.
 

La pirámide de vidrio

El público demostró el mismo entusiasmo en 1981, al inaugurarse el Museo de Orsay, que reunió las obras de arte de la segunda mitad del siglo XIX en una museografía decididamente moderna. La popularidad de los Impresionistas es... impresionante. Ese mismo año, la llegada de François Mitterrand a la presidencia de la República se tradujo por una aceleración sin precedentes de importantes construcciones con fines culturales. En el norte de París, los antiguos mataderos de la Villette se convirtieron en la mayor Ciudad de las Ciencias y de la Industria de Europa. El nuevo Museo Picasso se instaló en el Hôtel Salé, en el barrio parisino de Le Marais (a partir de 1988) y el de Artes de la Moda en el Pabellón Mansart del Palacio del Louvre (1986). Como un vigía a orillas del Sena, el Instituto del Mundo Árabe (1987), del arquitecto Jean Nouvel, reúne los testimonios más bellos de una civilización milenaria.

Por último, el Louvre, fundado en 1793, ha vuelto a convertirse en el mayor museo del mundo, tras las obras titánicas iniciadas en 1981 y dirigidas por el arquitecto sinoamericano Ieoh Ming Peï. Entrada por la famosa pirámide de vidrio, restauración de las fachadas, duplicación de la superficie de exposición, renovación de la iluminación... el "joyero" está a la altura de las obras expuestas. Las colecciones del Louvre, como una gigantesca enciclopedia, reúnen varios milenios de arte de todo el mundo, desde la civilización sumeria a los cuadros románticos del siglo XIX, con una abrumadora concentración de obras maestras. Una vez más, el público acudió a la cita: en 1994, seis millones de personas visitaron el Louvre.

Colecciones excepcionales

 

La exposición de joyas románticas en el Museo de la Vida Romántica, en París.
 

La renovación parisina estimuló el conjunto de los museos: en estos últimos quince años, se han emprendido no menos de 250 obras de renovación en toda Francia. Entre 1982 y 1995 se crearon unos 120 museos, a menudo a cargo de grandes arquitectos. Norman Foster diseñó el Carré d'art (arte contemporáneo) en Nîmes y Renzo Piano el Museo de Arte Contemporáneo de Lyón. En esta misma ciudad, Jean-Marie Wilmotte et Philippe Dubois se ocuparon de la renovación del Museo de Bellas Artes, que es ahora el más importante y rico de Francia detrás del Louvre. También son notables los museos de Bellas Artes de Lille (Nord), que posee una colección excepcional de cuadros franceses y flamencos, el de Nantes o Dijon. Más al este, el Museo de Unterlinden de Colmar es uno de los más visitados, sobre todo por el Retablo de Issenheim, impresionante obra maestra del pintor alemán Matthias Grünewald.

El aumento de la circulación de las piezas de las colecciones nacionales permite que incluso los museos más modestos organicen grandes eventos. Desde hace dos años, Lodève, pequeño municipio de 7.000 habitantes afectado por la crisis económica (cuenta con un 25% de parados), está mejorando su reputación gracias a la exposición que propone cada año en el Museo Fleury. La última presentaba ochenta lienzos de pintores venecianos del siglo XV al XVIII.

 

Los jardines del Museo Rodin en París.
 

Al mismo tiempo, se están multiplicando los museos dedicados exclusivamente al arte contemporáneo. Mientras que la Fundación Maeght (en Saint-Paul-de-Vence, en el sur de Francia), que posee no menos de 6.000 obras, se creó en 1964, el Museo de Arte Moderno de Saint-Etienne (1987), el CAPC de Burdeos (1990), el Magasin de Grenoble (1992), o los Abattoirs de Tolosa (2000) son mucho más recientes. Además de la calidad de sus colecciones permanentes, estos lugares poseen espacios inmensos, totalmente adaptados a la exposición temporal de obras de una gran diversidad formal.

Aunque las colecciones dedicadas al arte de todo tipo atraen a la mayor parte del público, son cuantitativamente pocos los museos que explotan esta vena, ya que la mayoría se dedican a otros temas: arqueología, caza, geología, casas de personajes famosos, objetos litúrgicos, farmacia, vinos... La naturaleza de las piezas procede por lo general de la historia reciente de una ciudad, en particular de su patrimonio industrial: Mulhouse y su excepcional colección de coches antiguos, Tolosa y la aeronáutica, Saint-Nazaire y los viajes en transatlánticos...

Lugares para el recuerdo y la emoción

 

Detalle de la sala Delacroix-Courbet en el Museo de Bellas Artes de Lille.
 

Francia cuenta con centenares de ecomuseos y de museos de arte y tradiciones populares que narran la vida de sus antepasados más cercanos. Estos "lugares para el recuerdo" siempre están llenos de emoción: en el Centro Histórico Minero de Lewarde, en el departamento Nord, son antiguos mineros, jubilados desde hace poco, quienes acompañan la visita del pozo...

La naturaleza también está de moda. Más que los museos de historia natural, son las colecciones vivas las que van viento en popa: acuarios gigantes de Océanopolis (Brest) y de Nausicàa (Boulogne-sur-Mer), arboreto2 de Chèvreloup, jardines de Chaumont-sur-Loire, reserva de mariposas de Vannes, parque ornitológico del Marquenterre...

La fiebre de los museos

 

Manufactura de Cerámica de Sèvres.
 

Tras un ligero estancamiento en los años 90, la "museomanía" está de nuevo en pleno auge. En diciembre del 2000, se inauguró el Museo de Arte e Industria de Roubaix (departamento Nord) en el recinto de una antigua piscina "Art Déco" de 1932. Presentará una importante colección de textiles del mundo entero. Aún habrá que esperar al 2002 para disfrutar de la ampliación del Museo Nacional de Eyzies-de-Tayac en Dordogne, "Meca" de la prehistoria donde se descubrió el hombre de Cromañón. Mientras, se puede visitar el Parque Pirenaico de la Prehistoria, creado en 1995 en Tarascon-sur-Ariège. Allí, una eficaz puesta en escena reconstruye la gruta de Niaux, una de las más bellas "catedrales" francesas del arte rupestre.

En París, dos instituciones acaban de volver a abrir sus puertas después de una espectacular cura de rejuvenecimiento: el Museo de Artes y Oficios, que posee algunos de los objetos clave más determinantes de la historia de la técnica, como la primera máquina de cálculo de Blaise Pascal o el péndulo de Foucault; el Museo de Artes Asiáticas (Guimet), que cuenta ahora con más espacio para exponer sus magníficas colecciones, como el conjunto de arte jemer más bello fuera de Camboya.

 

La galería de la evolución del Museo Nacional de Historia Natural, en París.
 

También está previsto que el Centro de Arquitectura y Urbanismo se instale, en un plazo más o menos largo, en el Palacio de Chaillot. En cuanto a la Fundación de Arte Moderno François Pinault, se erigirá en el lugar que ocupan las antiguas fábricas de Renault en la Isla Séguin (Boulogne-Billancourt, en el oeste de París).

Por último, hacia el 2004 se inaugurará el Museo de Artes y Civilizaciones de África, Asia, Oceanía, las Américas, tan deseado por el presidente Jacques Chirac3. El edificio, diseñado por el arquitecto Jean Nouvel, presentará una innovadora museografía que reunirá estrechamente delectación y saber: junto a un lugar dedicado tan sólo a la exposición de las obras, un espacio de interpretación insistirá sobre el significado de las piezas presentadas y sobre aquéllos que las crearon. Un planteamiento que sin duda no habría rechazado en su época Alphonse de Lamartine...

Emmanuel Thévenon
Periodista

1. Un éxito nunca desmentido, hasta tal punto que el edificio envejeció de forma prematura. Tras veintisiete meses de obras, se volvió a abrir clamorosamente el 1 de enero de 2000. Véase el n° 39 de Label France
2. Colección viva de árboles de diversas especies en un mismo terreno.
3. Véase
el n° 41 de Label France.

 

 

Para descubrir

Guide Renault des 8 000 musées et collections en France, [Guía Renault de los 8.000 museos y colecciones de Francia], de Alain Morley y Guy le Vavasseur, ed. Le Cherche-Midi, París, 1997, 22,56 € (148 francos).

 

 

Datos de interés

Dirección de los Museos de Francia:
Tel.: (33-1) 42 60 39 26.

Federación Nacional de Oficinas de Turismo:
Tel.: (33-1) 44 11 10 30.

 

 

En Internet

Centro G. Pompidou: www.cnac-gp.fr
Ciudad de las Ciencias y de la Industria: www.cite-sciences.fr
Fundación Maeght de Saint-Paul-de-Vence: www.fondation-maeght.com
Instituto del Mundo Árabe: www.imarabe.org
Louvre: www.louvre.fr
Museo de Arte Contemporáneo de Lyón: www.moca-lyon.org
Museo de Orsay: www.musee-orsay.fr
Museo de Unterlinden de Colmar: www.musee-unterlinden.com
Museo del Palacio de Versalles: www.chateauversailles.fr
Museo Nacional de Historia Natural: www.mnhn.fr
Museos de Nord-Pas-de-Calais: www.musenor.org
Océanopolis de Brest: www.oceanopolis.com
Reunión de los Museos Nacionales: www.rmn.fr

 

 

Las cifras de los museos

Oficialmente, Francia cuenta con 33 museos nacionales, de los cuales la mitad están fuera de París, y 1.078 museos "declarados o controlados" por la Dirección de los Museos de Francia, que garantiza su calidad científica y cultural. Suelen pertenecer a las entidades territoriales. Sin embargo, junto a estos museos con "sello", conviven muchos otros establecimientos (más de 8.000, según algunos) administrados por diferentes ministerios, asociaciones, municipios, instituciones o particulares...

En 1997, según Muséostat, los 1.200 museos "oficiales" fueron visitados por 65 millones de personas, de las cuales 22 millones eran turistas extranjeros. Encabeza la lista el Louvre (3,5 millones), seguido de Versalles (2,7) y del Museo de Orsay (2,3).

 

 

Entrada libre

 

La Ciudad de las Ciencias y de la Industria de la Villette, en París.
 

Desde el 1 de enero de 2000, la entrada a los 33 museos nacionales es gratuita el primer domingo de cada mes. Durante la "Primavera de los museos", en marzo y abril, 800 museos abren sus puertas gratis. Cuidado: la mayoría de los museos nacionales cierran los martes, mientras que la Ciudad de las Ciencias y la Industria (París) cierra los lunes.

En París, el abono Inter-Musées, válido de uno a cinco días, permite visitar, de forma ilimitada y sin hacer cola para entrar, 63 de los museos más importantes de la capital y su región. El precio global de este abono va de 12,2 a 36,6 €* (80 a 240 francos).

*1 € = 6,55957 francos.

Para más información
Asociación Inter-Musées
Tel.: (33-1) 44 61 96 60.

 

 

Filial japonesa

 

Versailles, el gran canal.
 

La Reunión de los Museos Nacionales (RMN), que está formada por 33 de los establecimientos más prestigiosos de Francia, se creó en 1895 para recoger y administrar los fondos necesarios con el fin de adquirir obras de arte que enriquecieran las colecciones nacionales.

Desde 1995, la RMN ha creado una filial en Japón, en colaboración con Fuji TV Network, que ha aportado su apoyo logístico a las recientes exposiciones "Orsay" (en Tokio y Kobé) y "Louvre" (Tokio y Kioto). RMN-J se ocupa también de la edición y promoción de los productos de los museos. Ha hecho posible en particular la traducción al japonés de una decena de Cdroms procedentes de museos franceses.

 

 

Ministerio de Asuntos exteriores  © Ministerio de Asuntos exteriores / Label France, la revista

 


Fuente: LABEL FRANCE, LA REVISTA Nº 42 (01-2001)
Es Una Contribución de
LOS ESPECIALES DE...EL TURISMO Y LA HOSPITALIDAD 
A LA DIFUSION DEL PATRIMONIO CULTURAL FRANCES.