Historia del
ESCUDO DE LA PROVINCIA DE

MISIONES


HISTORIA

Después de haber arribado a la Isla de Santa Catalina (Brasil), el Adelantado, D. Alvar Nuñez Cabeza de Vaca, resolvió llegar a la Ciudad de Asunción por vía terrestre. Tras haber desembarcado, el 18 de octubre de 1541, en el litoral continental próximo a Santa Catalina inició a pie el cruce del territorio brasileño. El 14 de enero de 1542 alcanzó el Río Iguazú, cuyas cataratas descubrió. Finalmente, alcanzó su destino después de haber recorrido, abriendo picadas, casi cuatrocientas leguas (mil seiscientos kilómetros) en una marcha portentosa y memorable.(1)

Ante el fracaso de los esfuerzos militares para someter a los indígenas que poblaban la región, en 1603 una disposición real encomendó a la Compañía de Jesús su conquista espiritual. Ésta se realizó mediante el establecimiento de "reducciones" que dieron origen a la formación de poblados: los Pueblos Guaraníes. En cada uno de ellos, dos sacerdotes tenían a su cargo la dirección y el adoctrinamiento de los naturales, quienes, si bien sometidos a trabajo obligatorio, participaban de la organización y del gobierno locales a través de Cabildos integrados por ellos.(2)

Una Orden Real, del 6 de noviembre de 1726, dispuso que también los pueblos de las misiones ubicadas dentro de la Gobernación del Paraguay pasaran a depender de Buenos Aires.

Después de la expulsión de los jesuitas, dispuesta por el Rey Carlos III el 27 de febrero de 1767, otras órdenes -franciscanos, dominicos y mercedarios- se hicieron cargo de los pueblos misioneros, y el titular de la Gobernación de Buenos Aires, D. Francisco Bucarelli, organizó las misiones en dos Tenencias de Gobierno, una, con sede en Candelaria, tenía jurisdicción sobre veinte pueblos, y la otra, con diez pueblos, tenía su sede en Yapeyú. Tal disposición fue modificada el 15 de enero de 1770, con la designación, para los treinta pueblos, de un gobernador con sede en Candelaria y de tres tenientes establecidos en San Miguel, Santiago y Yapeyú.(3)

El gobierno espiritual siguió a cargo de los Obispados del Paraguay y de Buenos Aires, según la ubicación de las reducciones.

Cuando, por la Real Ordenanza de Intendentes del 28 de enero de 1782, se modificó la organización administrativa del Virreinato del Río de la Plata, además de las gobernaciones intendencias se crearon cuatro provincias subordinadas, entre ellas la de los treinta Pueblos de las Misiones Guaraníes que, en los aspectos políticos y administrativos dependía de los intendentes del Paraguay y de Buenos Aires, según sus respectivas jurisdicciones.(4)

El 17 de mayo de 1803, la Corona separó los treinta Pueblos de Misiones de las Intendencias de Buenos Aires y del Paraguay, y les asignó un gobierno militar y político,(5) pero el 12 de septiembre de 1805, el Rey dispuso, con carácter de por ahora, es decir transitorio, reunir los gobiernos del Paraguay y de Misiones.

Una vez producida la Revolución de Mayo, el Gobernador de Yapeyú, D. Tomás de Rocamora, adhirió a ella y solicitó protección para la Provincia de Misiones. La Junta le ordenó, entonces, cortar las comunicaciones que mantenía con la Intendencia del Paraguay y lo nombró Gobernador Intendente de Misiones. El 30 de diciembre del mismo año, el General D. Manuel Belgrano, quien iba en cumplimiento de su misión al Paraguay, dio un reglamento para la administración y el gobierno de Misiones.(6)

Por Decreto del 10 de septiembre de 1814, el Director Supremo, D. Gervasio Antonio de Posadas, dispuso formar las Provincias de Entre Ríos y de Corrientes, fijando sus respectivas jurisdicciones e incluyendo en la segunda a los pueblos de Misiones.(7)

Entre 1815 y 1820, Misiones fue escenario de las luchas por la defensa del territorio nativo y de la causa federal que sustentaba José Gervasio de Artigas, luchas que encauzó con arrojo y valentía el Comandante Andrés Guacurarí, figura prominente de la historia provincial.(8)

La crisis política y la disolución nacional, operadas en 1820 después de la caída del Director Supremo y del Congreso, constituyeron el contexto dentro del cual el Caudillo entrerriano, D. Francisco Ramírez, después de vencer a D. Gervasio de Artigas, se impuso en Corrientes y en Misiones, y creó la efímera "República de Entre Ríos". Después de la derrota y muerte de Ramírez, el 10 de julio de 1821, Entre Ríos, Corrientes y Misiones quedaron separadas, si bien Corrientes siguió considerando que la última estaba dentro de su jurisdicción.(9) En 1827 los cabildos indígenas de los pueblos de Loreto y de San Miguel, ante la anarquía y el desorden, acordaron incorporarse a Corrientes para su protección.(10)
A partir de 1830, Misiones quedó bajo la tenencia provisoria de Corrientes hasta que, en 1881, el Presidente, General Julio Argentino Roca, envió al Congreso un Proyecto de Ley para federalizar Misiones, el cual fue aprobado. El 1 de enero de 1882, se nombró como su primer Gobernador al Coronel Rudecindo Roca. Para asiento de la capital fue elegido el Pueblo de Corpus, al que se denominó Ciudad de San Martín hasta que, por Ley del 30 de julio de 1884, la ciudad de Posadas, que pertenecía a Corrientes, fue transferida a Misiones y se la declaró su capital.(11)

El 16 de octubre del mismo año, se promulgó la Ley Nacional Nº 1532 que organizó los Territorios Nacionales en Gobernaciones, y Misiones fue una de ellas.(12)

Este proceso culminó al ser declarada provincia, por Ley N 14.294, del 22 de diciembre de 1953.(13)


SU HERÁLDICA

SU HERÁLDICA

Misiones usó el Escudo Nacional desde el momento en que hubo en ella autoridades nacionales. El 4 de Julio de 1955, por Ley N 6, Misiones se dio un escudo, cuya descripción surge de su Artículo 2:

El Escudo tendrá la forma de un rectángulo de contorno dorado, con el corte quebrado, de tres vértices exteriores en la parte superior izquierda y curvado en la derecha, con ligero declive curvo en la base y terminado en una concavidad en el ángulo inferior izquierdo, en que se encierran los símbolos. El campo principal divido en dos mitades, una de color verde, la superior, y blanco la inferior, en la parte media ostenta entrecruzado un báculo, un arco y una flecha en dorado; a todo lo largo del lado derecho, y cortando verticalmente los dos campos, una franja de un tercio del total, de color rojo bermellón, y sobre la misma, una rama estilizada de yerba mate de seis pares de hojas y una en la parte superior en color verde oscuro. En la parte superior el escudo está coronado por un medio sol dorado con cinco rayos rectos y seis ondulados.(14)

Pero, posteriormente, se dio un nuevo escudo por Decreto-Ley N 3769, del 30 de diciembre de 1959, cuyo texto expresa:

Artículo 1. Créase el Escudo de la Provincia de Misiones.

Artículo 2. El Escudo será el siguiente: Ovalado, vertical dividido en dos cuarteles. En el superior de amplia perspectiva aérea, se ofrecerá sobre un cielo azul, el sol radiante de mayo, a un costado y sobre la parte superior del cielo dos bastones cuzados -símbolo del misionero- entrelazados con un arco y una flecha. En el cuartel inferior de color blanco estará representada la cascada del Iguazú, y a cada lado y al margen de ambos campos, una planta de yerba mate. (15)

En cuanto a su simbolismo, la Junta de Estudios Históricos de Misiones ha consignado que los bastones de los misioneros han sido signo también de la autoridad civil de Corregidores, Cabildantes y Caciques de los periodos Jesuítico (1609-1768), Hispánico (1768-1810) y Argentino (1810-1830), como así que el arco y la flecha fueron del indio, dueño del solar. Asimismo, que los dos manojos de yerba mate pertenecen a la planta, madre de la producción, de la industria y del trabajo de Misiones, vital para su economía a través de todos los tiempos. En cuanto a las Cataratas del Iguazú, son maravilla de América y atracción del turismo mundial que dan fama a Misiones y revelan su belleza y los privilegios naturales que la asisten, y que El escudo adoptado para la Provincia de Misiones, se ajusta a los motivos que deben concurrir en su composición, por representar éstos, sus caracteres propios y sobresalientes, fuera de que está consagrado popularmente, en razón de tener su origen en el decreto gubernativo de 1909 y haber signado durante muchos años los actos oficiales de nuestra vida y haberlo adoptado, con ligeras variantes, algunas instituciones de la Provincia.(16)

LECTURA HERÁLDICA

Forma: de óvalo, sobre soporte de pergamino con rollos.

Cortado de azur y plata (blanco), trae en el primero, en jefe, dos bastones en sotuer, un arco en faja y una flecha en pal, entrelazados y de sable. Sobre el eje divisorio de los dos cuarteles y a la siniestra, un sol naciente de oro, de trece rayos de longitud disímil, en forma de barras alternadas. En el cuartel de plata (blanco), una vista de las Cataratas del Iguazú. En punta, el río en ondas de sable. El todo sobre un soporte en forma de pergamino con rollos que lleva en la parte superior en letras capitales romanas de sable, la inscripción "Provincia de", y en la inferior, de lo mismo la inscripción "Misiones". El ornamento exterior está completado por dos manojos de yerba mate, de sinople, frutados de su color natural, dispuestos entre los rollos del pergamino, a diestra y a siniestra.


BIBLIOGRAFÍA

1) SIERRA, Vicente D., Historia de la Argentina, Tomo I (1492-1600), Unión de Editores Latinos, Buenos Aires, 1956, pp. 240-242.

2) IBÍDEM, Tomo II (1600-1700), Buenos Aires 1957, pp. 37-39.

3) GÓMEZ, Hernán F., "Los Territorios Nacionales y Límites Interprovinciales hasta 1862", en Historia de la Nación Argentina publicación de la Academia Nacional de la Historia, El Ateneo, Buenos Aires 1947, Vol. X, pp. 558-560.

4, 5 y 6) IBÍDEM, pp. 549, 561 y 563, 566-568, 571-575 y 578-582.

7) SANTILLÁN, Diego A. de, Gran Enciclopedia Argentina, Buenos Aires, Ediar, 1956, Tomo I, pág. 194.

8) MISIONES, Ministerio de Gobierno, Nota Nº 318/93 SPMG al CFI, relativa al Escudo de la Provincia, 21 de junio de 1993.

9 y 10) GÓMEZ, Hernán F., op. cit. pp. 549, 561 y 563, 566-568, 571-575 y 578-582.

11) CAMBAS, Aníbal, "Historia de la Provincia de Misiones y sus pueblos (1862-1930)", en Historia Argentina Contemporánea, publicación de la Academia Nacional de la Historia, El Ateneo, Buenos Aires 1967, Vol. IV, Segunda Sección, pp. 299-308.

12) ANALES DE LEGISLACIÓN ARGENTINA, Tomo 1881-1888, pp. 141-145.

13) IBÍDEM, Tomo XIII pp. 245-246.

14) NOTA s/f (año 1992) del Instituto Provincial de Estadística y Censos de la Provincia de Misiones que transcribe la Ley Nro. 6 del 4 de julio de 1955.

15) Texto del Decreto-Ley Nro. 3769 reproducido en gran lámina del Escudo de Misiones, publicación oficial.

16) Informe Histórico de la Junta de Estudios Históricos de Misiones, contenido en la lámina mencionada en la nota 15).