Historia del
ESCUDO DE LA PROVINCIA DE

FORMOSA


HISTORIA

En la época hispánica, Formosa se hallaba comprendida en la despoblada región conocida como los Llanos de Manso, del Gran Chaco, territorios que hoy se hallan repartidos entre Argentina, Bolivia y Paraguay. En un principio,entre los años 1525 y 1528, su zona explorada fue la de los Ríos Paraguay, Pilcomayo y Bermejo, los que, junto con la Provincia de Salta, constituyen sus límites actuales.

A partir de 1615, fue objeto de intentos de conquista espiritual, que irradiaron desde Itatí (Corrientes), la que recién comenzó a fructificar después de 1763 con la fundación del pueblo misionero de Rosario o de San Carlos del Timbó.(1)

En el periodo virreinal, su dependencia administrativa osciló entre la jurisdicción del Paraguay y la de nuestro país y, dentro de éste, entre la Gobernación Intendencia de Salta del Tucumán y la de Buenos Aires..

En lo eclesiástico, su región del Este dependió del Obispado de Asunción desde el Siglo XVI hasta el año 1620,cuando pasó a jurisdicción del Obispado de Buenos Aires hasta 1897.

Su región Oeste perteneció, desde al Siglo XVI, a los Obispados de Tucumán y de Santa Cruz de la Sierra. A partir de 1807 dependió directamente del Obispado de Salta del Tucumán. Desde 1897, Formosa dependió del Obispado de Santa Fe, hasta que, en 1944 se crea el de Resistencia (Chaco). En 1960 surge el Obispado de Formosa.(2)

Con la Ley Nacional Nº 28 del 17 de octubre de 1862, que declaró: Que todos los territorios existentes ,fuera de los límites o posesión de las provincias son nacionales...(3) la Región Chaqueña, que abarcaba Formosa, quedó incorporada en la Jurisdicción Nacional.

La historia de Formosa se halla íntimamente vinculada con la del Chaco, pues fue considerada parte de dicha región hasta que la Ley Nacional Nº 1532, del 16 de octubre de 1884, organizó, a los efectos de la administración, los territorios nacionales en Gobernaciones, y produjo su separación. De este modo, ambas gobernaciones quedaron definidas con límites propios. Villa Formosa, que había sido fundada por el Coronel Luis Jorge Fontana el 8 de abril de 1879, y que era capital del Chaco, pasó a serlo de la Gobernación de Formosa.

Finalmente, la Ley Nº14.408 del 28 de junio de 1955 dio a Formosa condición de provincia.


SU HERÁLDICA

A partir del momento en que se asentaron en la región las autoridades nacionales, se usó en ella el Escudo Nacional. Una vez convertida en Provincia, por Ley Nº 1 del 2 de junio de 1958, se dispuso designar una Comisión Mixta Honoraria que debía dar la bases del concurso para la confección del escudo, seleccionar los mejores anteproyectos y remitirlos al Poder Ejecutivo Provincial.(4)

El concurso fue adjudicado al señor Juan Enrique Bejarano, y por Ley Nº 69, del 29 de junio, promulgada por Decreto Nº 741/59, se sancionó:

Artículo1º. Declárase escudo oficial de la Provincia de Formosa el aprobado como resultado del concurso autorizado por el artículo 28 de la Ley Nº 1.

Artículo 2º. Dicho escudo tiene la forma y atributos siguientes: campo poligonal irregular de ocho lados dividido en dos cuarteles: el superior con color azul y el inferior de color blanco; debajo de la línea divisoria, en el cuartel blanco, dos vigorosas manos entrelazadas, simbolizando la unión de todos sus hijos. En el cuartel azul un capullo de algodón símbolo de un porvenir productivo e industrial, coronado por nueve estrellas dispuestas simétricamente, representando los departamentos Provinciales. En lo alto un sol naciente con rayos en disposición de engranaje simbolizando la nueva provincia y en la parte inferior dos ramas de laurel...

Artículo 4º. El original de este escudo se conservará como patrón en el Archivo General de la Provincia con la ley de su creación al dorso y la firma del autor y de los legisladores que intervinieron en su sanción.

La Comisión que seleccionó el escudo, completó su interpretación, expresando: De trazado moderno, escapa a las formas comunes de los adoptados por el resto de las provincias. Su tema es un canto al trabajo: en la parte superior emerge el astro rey, fuerte y vigoroso como lo es en nuestras tierras. Su forma se asemeja al símbolo de la rueda industrial. En el campo inferior de fondo blanco, dos vigorosas manos, toscas, rudas de trabajo, se unen en un símbolo de unión fraternal. Finalmente, dos ramas de laureles en V, de hojas estilizadas, hablan de la gloria pasada y futura. (5)

El Departamento de Patrimonio Histórico Provincial aclaró la interpretación que en relación con las estrellas hiciera la Comisión Seleccionadora. Según el dibujo original, no tenían cinco puntas sino cuatro e igual número de rayas cada una que, posiblemente, el autor interpretó como reflejos, por lo que quedaron registradas en las impresiones del Escudo como constan en el original del autor. Éste no definió los colores de los laureles, ni de los antebrazos y manos, que después fueron impresos.

Como dato curioso, se puede recordar que el autor del Escudo había dibujado dos manos izquierdas en vez de dos manos derechas como es tradicional, por lo que la Comisión Seleccionadora le solicitó que las rectificara, si bien recomendándole mantener la rusticidad de las manos de trabajo tan bien logradas por usted. Además, le pedía hacer más visibles las estrellas.

De este modo el escudo quedó configurado como se lo ve actualmente.

LECTURA HERÁLDICA

Forma: de polígono irregular simétrico de ocho lados, con filete de oro en bordura.

Cortado de azur y plata (blanco), trae en el primero un capullo de algodón de su color natural, semicircundado, en arco superior, por nueve estrellas de oro de cuatro puntas, cada una con igual número de rayas formando aureola. En el centro del segundo cuartel, movientes de ambos cantones de la punta y en faja, dos antebrazos humanos vigorosos, desnudos, de marcada carnación, estrechan sus toscas y fuertes diestras en el centro de la punta. Por timbre, un sol naciente de oro, de quince rayos con disposición de engranaje industrial. Completan el ornamento exterior dos ramos cortos y rectos en "V", de laurel de sinople, de los cuales las hojas del lado superior ocupan la punta de escudo, y las inferiores están fuera de su campo, unas y otras insertas en el filete de oro de la base.


BIBLIOGRAFÍA

1) ROMERO SOSA, Carlos Gregorio, "Historia de la Provincia de Formosa y sus Pueblos", en Historia Argentina Contemporánea, publicación de la Academia Nacional de la Historia, Editorial El Ateneo, Buenos Aires, 1967, pp. 177-178, Vol. IV, Segunda Sección.

2) IBÍDEM, pág. 223.

3) ANALES DE LEGISLACIÓN ARGENTINA, Tomo 1852-1880, pág. 335.

4) PROVINCIA DE FORMOSA, Nota del 10 de noviembre de 1982 de la Secretaría de Cultura y Educación de Formosa al Director Provincial de Cultura, comunicando antecedentes del Escudo Provincial.

5) IBÍDEM.