Historia del
ESCUDO DE LA PROVINCIA DE

CORDOBA


HISTORIA

El territorio de la Provincia de Córdoba estuvo comprendido en la jurisdicción de la antigua Región del Tucumán, que había sido descubierta, en 1543, por el Capitán D. Diego de Rojas procedente del Perú.(1) Para desempeñar su gobierno, el 20 de septiembre de 1572, fue designado por el Virrey del Perú, D. Jerónimo Luis de Cabrera, con la misión de fundar una ciudad y de pacificar y dar seguridad a la región, haciendo menos riesgoso el ingreso en ella.

Cabrera llegó desde el Perú y, con la cooperación de encomenderos de San Miguel de Tucumán, Santiago del Estero y Esteco, fundó, el 6 de julio de 1573, la Ciudad de Córdoba de la Nueva Andalucía. A tal fin, erigió un fuerte a orillas del Río Suquía.

El 11 de julio de 1574 se legalizó el traslado de la población a otro emplazamiento, por ser parte más sana, más anchurosa. El cambio recién se concretó entre los años 1577 y 1579 con una nueva traza de la ciudad, dispuesta por D. Gonzalo de Abreu.(2)

Con la reforma administrativa, iniciada con la Real Ordenanza de Intendentes del 28 de enero de 1782 y su Complementaria, del 5 de agosto de 1783, Córdoba de la Nueva Andalucía quedó finalmente, como cabecera de la Gobernación Intendencia de Córdoba del Tucumán, a la cual se le atribuyeron las subdelegaciones de Mendoza, San Juan, San Luis y la Rioja.(3)

Llegada la Revolución de Mayo y expulsado el Virrey, desapareció el Virreinato, pero subsistieron las Gobernaciones Intendencias que lo habían integrado. El Segundo Triunvirato creó, el 29 de noviembre de 1813, la Gobernación Intendencia de Cuyo, para lo cual privó a la de Córdoba del Tucumán de las subdelegaciones de Mendoza, San Juan y San Luis.(4)

La Provincia de Córdoba quedó configurada, cuando La Rioja, que había quedado unida a ella tras un primer intento de separación frustrado por el Congreso de Tucumán, finalmente logró su autonomía el 1º de marzo de 1820.(5)


SU HERÁLDICA

La Heráldica de Córdoba tiene su origen en el escudo de armas que le diera su fundador, D. Jerónimo Luis de Cabrera, y que aparece dibujado al pie del Acta Fundacional del 6 de julio de 1573, la que también contiene su descripción hecha en la forma siguiente: un castillo con siete banderas puestas en lo alto de él y al pie de él dos ríos caudales.(6) Como es lógico, las citadas banderas eran españolas, con la característica de que la central, puesta en la torre del homenaje, sobresalía del campo del escudo. Éste era del tipo de los que, en la España de esa época y por su aspecto, se denominaban de "piel de toro" (7) y que, entre nosotros, se acostumbra a describir como de "torso humano", en el cual se advierten los nacimientos del cuello y de los brazos.

En cuanto a la simbología del escudo, se considera que el castillo, emblema de grandeza y elevación, de asilo y salvaguardia, es representativo del fuerte inicial erigido para defenderse de los ataques de los indígenas. Respecto de las banderas, existen las teorías no refrendadas con documentación, de que podrían aludir a las siete ciudades fundadas hasta 1573 en la Región del Tucumán (Santiago del Estero, Londres, Córdoba del Calchaquí, Cañete, San Miguel de Tucumán, Esteco y Córdoba de la Nueva Andalucía), o bien a igual número de triunfos militares. Los ríos al pie del castillo son, probablemente, el Primero y el Tercero -actualmente vueltos a su denominación en lengua indígena de Suquía y Calamuchita. El campo del escudo ya era de gules.

A partir de 1812, los colores de las banderas hispánicas fueron sustituidos por los de la bandera creada por el General Manuel Belgrano, y con el tiempo el escudo sufrió otras alteraciones, especialmente en cuanto a las características del castillo.

Para poner fin a la anarquía que se había establecido en la representación del escudo, el Gobernador, D. Ramón J. Cárcano, basándose en la investigación histórica que había realizado D. Luis H. Novillo, por Decreto No 15.025, del 24 de julio de 1925, dispuso:(8)

Artículo 1º. El escudo de armas originario, actual de la provincia se determinará  en esta forma: En un campo de gules aparecerá  un castillo de piedras sillares, con tres torres, cuatro almenas, una puerta y dos ventanas abiertas que permitan ver por ellas el campo del escudo. Sobre los costados laterales del castillo, se colocarán seis banderas argentinas, y una en lo alto de la torre del homenaje, pero siempre dentro del campo del escudo. Al pie del castillo,correrán dos ríos caudales, de color azul, ubicados el uno delante del otro sobre un campo verde.
El 27 de junio de 1932, la Honorable Legislatura de la Provincia sancionó la Ley Nº 3517 que dispuso en su artículo 1º: Declárase que el escudo de armas auténtico de la Provincia es el adoptado por Decreto del Poder Ejecutivo de fecha 24 de julio de 1925 y el único que podrá ponerse al frente de los edificios y reparticiones públicas, y usarse en los timbres, membretes y sellos oficiales.(9)

El escudo cuya bandera central puesta en la torre del homenaje sobresale del campo quedó como blasón de la Ciudad de Córdoba. Está  sobre campo de oro y el castillo cilíndrico aparece como el dibujado en el Acta Fundacional.

LECTURA HERÁLDICA

Forma: Del tipo de los que, en el Siglo XVI, por su aspecto se denominaban de "piel de toro" y que, en la actualidad, se los describe como de "torso humano".

Sobre campo de gules, un castillo de piedras sillares de su color, con tres torres, cuatro almenas, una puerta y dos ventanas abiertas que dejan ver el campo de gules. A ambos lados de él, seis banderas argentinas, tres con sus astas en banda y flameando a la diestra. Todas con astas de sable, con puntas de plata y los paños de dos farpas. Al pie del castillo, dos ríos caudales de azur entre riberas de sinople.


BIBLIOGRAFÍA

1) SIERRA, Vicente D., Historia de la Argentina, Unión de Editores Latinos, Buenos Aires, 1956, Tomo I (1492-1600), pp. 289-290.

2) IBÍDEM, pp. 348-351.

3) IBÍDEM, Tomo III (1700-1800), pp. 455-457, 468-469.

4) RAFFO DE LA RETA, "Mendoza (1810-1820)" en Historia de la Nación Argentina, Academia Nacional de la Historia, El Ateneo, Buenos Aires, 1947. Vol. X, pág. 42 y SIERRA, Vicente D., op. cit. Tomo VI (1813-1819), Editorial Científica Argentina, Buenos Aires, 1965, pág. 244.

5) VEGA DÍAZ, Dardo de la," La Rioja (1810-1822)" en Historia de la Nación Argentina, Academia Nacional de la Historia, El Ateneo, Buenos Aires, 1947, Vol. X, pp. 279-281.

6) SIERRA, Vicente D., op. cit. Tomo I (1492-1600), pág. 350 y Reproducción de Testimonios Históricos en adhesión al Cuarto Centenario de la Fundación de la Ciudad de Córdoba, reproducción del acta de la Fundación, Córdoba 1871, pp. 1-2.

7) CADENAS Y VICENT, Vicente D., Diccionario Heráldico, Ediciones Hidalguía, Madrid, 1976, pp. 70 y 213. (figura 3).

8) CASA DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA, Buenos Aires, diciembre de 1992. Texto del decreto.

9) IBÍDEM, Texto de la ley.