Historia del
ESCUDO DE LA PROVINCIA DEL

CHACO


HISTORIA

Se atribuye a D. Alejo García haber sido el primero que penetró en la región denominada Chaco, entre los años 1521 y 1527, atravesándola desde las costas del Brasil hasta el nacimiento de los Andes Bolivianos.(1) Sus zonas próximas al Río Paraguay fueron conocidas, después de la Fundación de Asunción, por Juan de Ayolas, en 1537; Irala, en 1540; Alvar Núñez Cabeza de Vaca, en 1543; Francisco y Hernando de la Ribera, en 1544, y Ñuflo de Chaves en 1546.(2) También por la corriente pobladora que procedente del Perú penetró en el Noroeste. Así, hubo intentos de penetración desde la Gobernación del Tucumán, al igual que los hubo desde Corrientes.

Más tarde, en 1583, Alonso de Vera alcanzó el Río Bermejo, siguió su curso y fundó la Ciudad de Concepción de Buena Esperanza del Río Bermejo. En 1609, comenzó la obra misionera de los jesuitas, que establecieron reducciones y actuaron hasta 1767 cuando fueron expulsados por la Corona. Todo ello se dio en medio de las dificultades propias de la región y de las derivadas de la belicosidad de los nativos.(3)

En 1625 D. Martín Ledesma de Valderrama, siendo Gobernador de Jujuy, llegó al Bermejo desde el Tucumán, se internó en el Chaco y fundó Guadalcazar el año siguiente. La población subsistió hasta 1632.(4)

En 1672 otro Gobernador del Tucumán, D. Angel de Peredo trató de incorporar el Chaco en su jurisdicción y realizó la "gran entrada" en él. Una de sus columnas bajó por el Pilcomayo y él lo hizo por el Bermejo. En el curso de la expedición llegó a capturar mil seiscientos indios que desarraigó de sus tierras y los trasladó a otras jurisdicciones. Ello fue motivo de disgusto en la Corte que lo hizo objeto de un juicio de residencia.(5)

Creado el Virreinato del Río de la Plata por Cédula Real del 1 de agosto de 1776, el ex Gobernador del Tucumán, D. Francisco Gabino Arias autorizado por el Virrey Vértiz intentó, en 1780, pacificar el Chaco e hizo erigir reducciones.(6)

Por dictado de la Real Ordenanza de Intendentes del 28 de enero de 1782, la región quedó comprendida en la Gobernación Intendencia de Buenos Aires.

En el orden nacional, la Ley Nº 28 del 17 de octubre de 1862 declaró: Que todos los territorios existentes fuera de los límites o posesión de las Provincias son nacionales (...) , y un primer paso para hacerla efectiva respecto del Chaco fue dado por el Presidente D. Domingo F. Sarmiento al designar como su Gobernador al General Julio de Vedia, por Decreto del 31 de enero de 1872.

El 6 de octubre de 1874, el Congreso Nacional dictó la Ley Nº 686 que creaba en el territorio del Chaco -dentro del cual se hallaba comprendida la actual Provincia de Formosa- una Jefatura Política bajo la dependencia del Poder Ejecutivo Nacional. El Gobernador tuvo su sede en Villa Occidental y el Jefe Político en el cantón Resistencia. Ello implicaba una superposición de autoridades que fue necesario atemperar, por lo que el Gobierno Nacional aclaró que la Jefatura Política quedaba subordinada al Gobernador del Chaco. Finalmente, el cargo fue suprimido en 1876.(7)

Después del Tratado de Límites con el Paraguay del 3 de febrero de 1876 y del fallo arbitral del Presidente Hayes de los Estados Unidos, Villa Occidental fue transferida al Paraguay, por lo cual la Gobernación se estableció en la Isla del Cerrito. El 8 de abril de 1879, el Coronel D. Luis Jorge Fontana fundó Villa Formosa, a la cual se trasladó, y en ella permaneció hasta 1884, la sede de la Gobernación.(8)

La Ley Nº 1532 del 16 de octubre de 1884, materializó todos los territorios nacionales, transformándolos, a los fines de su administración, en Gobernaciones. Como consecuencia de ella, el Chaco fue dividido al crearse la Gobernación de Formosa con Capital en Villa Formosa.

El 25 de noviembre de 1884, la Capital del Chaco fue asentada en Resistencia, población erigida, el 2 de febrero de 1878, por colonos italianos sobre la que fuera la Reducción de San Fernando.(9) Ese año de 1884 vio, también, finalizada la conquista militar de ambos territorios.

El Chaco fue declarado Provincia por la Ley N 14.037 del 8 de agosto de 1951 y, por Ley del 20 de diciembre de 1951, pasó a denominarse Provincia Presidente Perón. Esta denominación se dejó sin efecto por Decreto-Ley 4145 del 17 de octubre de 1955, y se retornó a la anterior.


SU HERÁLDICA

Desde que se asentaron las autoridades nacionales en él, el Chaco usó el Escudo Nacional con las diferentes alteraciones que sufrió, a través del tiempo, por el agregado de banderas y trofeos.

Su primer símbolo propio se debe a la iniciativa del General D. Antonio Dónovan que lo creó por Decreto del 12 de octubre de 1888, que en su artículo 2º dispuso:Adoptar como escudo del Territorio sobre fondo azul en los dos cuarteles superiores, y blanco en los inferiores, tintas de la Bandera Nacional, una palmera, símbolo de la fertilidad y clima del Chaco, a cuyo pie se colocará un arado, representando la agricultura, el trabajo y la civilización a que el hombre debe y de los que espera todos sus progresos. (10)

Este mismo escudo, en forma de sello, aparece por primera vez en las actas de la Municipalidad de Resistencia el 14 de mayo de 1899. Así en la Partida de Nacimiento N 1 de esa fecha, correspondiente a Lorenzo Pizzuto, dentro de dos óvalos aparecen la palmera y el arado.(11)

Durante el período en que la provincia se denominó Presidente Perón, su Escudo fue sustituido por la Ley Provincial N 4, del 18 de junio de 1953, que dispuso:

Artículo 1º Créase el escudo provincial de la "Provincia Presidente Perón".

Artículo 2 Este escudo será exactamente igual al escudo del Partido Peronista, es decir, de fondo azul en la parte media superior y de fondo blanco en la parte media inferior, una pica dorada sosteniendo un gorro frigio en color rojo y dos manos entrelazadas sosteniendo ese símbolo; además tendrá un marco dorado circundando el escudo, y tres hojas de laureles, en fondo dorado, y en el casquete de éste, un medio sol dorado; a su izquierda en la parte superior, mirando hacia el exterior y de perfil, la cabeza del creador del Justicialismo.

Reintegrado el nombre de Chaco a la Provincia, en cumplimiento del Decreto de la Intervención Federal Nº257, del 24 de octubre de 1955, el señor Carlos P. López Piacentini presentó un proyecto de escudo, que fue aprobado y luego sancionado por Decreto N 1006 del 20 de diciembre de 1955, cuyo texto consigna:

Artículo 1: Declárase escudo oficial para la provincia de Chaco, el proyectado por el señor Carlos P. López Piacentini y cuyas características son las siguientes: Reúne los atributos clásicos del Escudo Nacional: la guirnalda de laurel, el sol meridiano y el lazo ondulado de cinta celeste y blanca. Los laureles, emblema de victoria y de gloria; el sol meridiano que asoma es de 23 rayos, uno flamígero, y otro recto alternadamente, y el moño cinta que ata a los laureles es el distintivo histórico de los revolucionarios de 1810. Todo ello en forma de augusto marco, incluye como atributos históricos esencialmente chaqueños, la palmera y el arado, motivo tan sugestivo que impresionara al entonces gobernador del Chaco, General Antonio Dónovan, dando origen a nuestro primer símbolo territoriano, que ha permanecido en los sellos, distintivos, medallas y escudos utilizados en el entonces territorio nacional del Chaco desde 1889. El óvalo está dividido horizontalmente por la mitad y su exacta proporción debe ser el ancho igual a las dos terceras partes de la altura y el eje mayor seguir la vertical. El campo superior debe ser azul y el inferior blanco plata. Se deja expresa constancia que el escudo de la palmera y el arado como símbolo, se usó desde fines del siglo pasado en Margarita Belén, General Vedia, Colonia Benítez y Resistencia.

Artículo 2: Dénsele las gracias al autor del símbolo provincial por su concepción artística e histórica.

LECTURA HERÁLDICA

Forma: de Óvalo. Con un ancho igual a las dos terceras partes de la altura.

Cortado de azur celeste y plata (blanco), trae en el segundo cuartel, ligeramente esfumado de sinople que se espesa en la punta, un arado de su color que abre un surco en el centro del campo, debajo de una palinera con su follaje de sinople en el centro del cuartel de azur. Por timbre, un sol meridiano, figurado, de oro, de veintitrés rayos flamígeros y rectos, alternados. Completan el ornarnento exterior dos ramos de laureles, cuyas puntas cubren la cara del sol sin llegar a tocarse, y se cruzan debajo del escudo unidos con moño de cinta de azur celeste, plata (blanco) y azur celeste.


BIBLIOGRAFÍA

1) MAEDER, Ernesto J. "Historia del Chaco y de sus Pueblos", en Historia Argentina Contemporánea, publicación de la Academia Nacional de la Historia, El Ateneo, Buenos Aires 1967, Vol. IV Segunda Sección, pág. 228.

2) IBÍDEM.

3) IBÍDEM, pág. 230.

4) SIERRA, Vicente D., Historia de la Argentina. Tomo II (1600-1700) pp.

194-196.

5) IBÍDEM, pp. 404-407.

6) SIERRA, Vicente D., op. cit. Tomo III (1700-1800) pp. 436-437.

7) MAEDER, Ernesto J., op. cit. pág. 259.

8) MAEDER, Ernesto J. op. cit. pág. 260.

9) ANALES DE LEGISLACIÓN ARGENTINA, Tomo 1881-1888, PP. 141-145.

10) LÓPEZ PIACENTINI, Carlos y MASTROPIERO TELLECHEA, María del Carmen, Historia de la Provincia del Chaco, Géminis Editorial, Buenos Aires 1969, Apéndice Orígenes del Escudo del Chaco, pp. 412-413.

11) IBÍDEM, pp. 411-412.